lunes, 14 de enero de 2008

Pequeño Ballard ilustrado

James Ballard, escritor británico de novelas como "Crash", "Cocaine nights", "Supercannes", etc, y demás novelas que no leí, o que mejor dicho aún no leí, y que además tienen mucho renombre y están tan de moda hoy dentro de los círculos de lectores mas intelectuales.
Ballard vivió su infancia en Shangai, China, junto con sus padres y estuvo durante la ocupación japonesa en este país. Esta historia de vida la narra en "Empire of the sun", una novela verídica sobre sus años en Shangai y en un campo de prisioneros ingleses del ejercito japonés.
Esta novela fué llevada al cine por el director norteamericano Steven Spielberg haciendo de ésta una de sus mas logradas películas en mi humilde opinión. Sobre todo es destacable la actuación del actor que hace del pequeño Ballard que no es mas ni menos que el hoy ya crecido actor Chris Bale, un actorazo del cine actual (ver sobre todo "El maquinista" del 2004). También acompañan al joven actor el renombrado y gran actor John Malkovich y hasta aparece un veinteañero Ben Stiller en un papel corto.
La película data del '87 y es trata sobre todo de la vida del muchacho durante la segunda guerra. Empieza mostrando a un joven de una familia acomodada inglesa en la colonia que la corona tenía en Shangai, donde el muchacho es un pequeño malcriado que se dedica a jugar con su avioncito, molestar a la criada china y admirar la fortaleza y el honor de los japoneses.
La situación se torna tensa cuando invaden toda la ciudad y los ingleses deben irse en barcos de nuevo a Inglaterra. En una aglomeracióm el pequeño Jim pierde a sus padres y conoce a dos yankees con los que trata de conseguir comida en la vieja mansión de sus padres y ahí los capturan los nipones y los llevan a un campo de prisioneros. El niño nunca llora y se muestra hiperquinético todo el tiempo y hasta por momentos parece un pequeño desquiciado. Hace una especie de trueque entre los prisioneros de baratijas y cosas. Hacia el final uno de los prisioneros mata a su joven amigo japonés y el niño se sensibiliza. Sólo al final de la peli lo podemos ver mas como un niño sensibilizado por la guerra, el hambre, la muerte y la pérdida de sus padres a los cuales encuentra al final del film y que al principio no reconoce pero que al mirar y tocar los rasgos de su desvencijada madre finalmente recuerda, y rompen en llanto en una emotiva escena para el recuerdo.

2 comentarios:

meridiana dijo...

Ballard es uno de mis escritores favoritos, al principio como todos los de Sci Fi, bastante despreciados por las élites intelectuales. Ahora, muchos han trascendido esa categoría y se ve que el género puede dar lugar a obras maestras.
Recuerdo muy bien esta peli, es la contracara perfecta de la italiana La Vida es Bella.
Ante la misma situación (prisioneros en campos de concentración) la visión de El imperio del sol es mucho mas negra
y desesperante.
Si no leíste nada de Ballard te sugiero empezar con Crash, fusión de lo tecnológico y la carne en clave porno. Un mirada sobre los devenires que aguardan a la humanidad de estos tiempos. Algo así como esta despersonalización de lo sexual en el bombardeo mediático del cuerpo, definitivamente objeto.

Saludos
Lilián

a. dijo...

YO ME SENSIBILICÉ CUANDO VI A ESE POBRE POBRE JAPONECITO MORIR EN LOS BRAZOS DE SU DESQUICIADO AMIGO.
Y TODO POR UN MANGO!