jueves, 17 de enero de 2008

El ello, el superhombre, Eros y lo dionisíaco. (Part 1)


En base a un chiste poco felíz que hice en un par de entradas atrás me veo obligado a cumplir con una promesa que hice a mis lectores y tratar un tema poco fácil o al menos tratarlo.
Hablo de la relación entre lo que el filósofo Nietzsche y lo dionisíaco trata y como se relaciona en cierta medida con el Eros de Freud. A su vez reconocer la relación con otros tópicos de estos mismos autores como el superhombre Nietzscheano y el ello Freudiano.
De entrada podemos notar como gran parte de la tópica psicoanalítica sobre todo en Freud está influída por parte del pensamiento del filósofo alemán, aunque Freud nunca lo haya reconocido o al menos no abiertamente.
Cuando Freud planteó que había dos tipos de pulsiones a diferencia de su alumno Jung, podemos ya encontrar una primera similitud entre estos dos autores. La última tópica de Freud sobre la líbido nos dice que existen las pulsiones de vida o Eros y las de muerte (o Tánatos). No voy a apasar a exlpicar las dos, la de muerte es harto interesante pero noserá hoy el caso. La pulsión de vida, nos dice Freud es aquella que pugna por lo erótico, en ella está muy implicada la sexualidad, la reproducción y también las perversiones. No olvidar que si bien la pulsión no tiene objeto determinado si tiene formas en las que se manifiesta. La pulsión de muerte es basicamente lo contrario a este caos sexual y es la que tiende hacia la estabilidad o mejor dicho a la inmovilidad, busca que el deseo esté aplacado de alguna manera y en definitiva buscará la quietud final de la actividad pulsional o mejor dicho el descanso final o muerte como destino final. Esto está intimamente relacionado con el ello también de Freud, el cual forma parte de la "trilogía psiquica" ( término propio poco ortodoxo) compuesta por el yo, el ello y el superyo. Esto es la famosa 2º tópica del psicoanálisis. La 1º era el cc, el pre cc, y el icc.
Como todos saben el yo según el psicoanálisis no es mas que una instancia psíquica sin mucho poder de decisión tirada por la voluntad del ello por un lado y el superyo por el otro. El ello es aquella voluntad icc de aparato psíquico que pugna sólo por cumplir sus deseos algo así como una especie de loco el cual las inhibiciones morales y las impuestas por la sociedad no haceb mella en él y sólo piensa en su propia autosatisfacción mas allá de la voluntad de los demás. (Esto no está explicado obviamente en términos psicoanalíticos pero bueno, sirve para relacionarlo con el amigo Nietzsche). El superyo en cambio es ese costado supermoralista que todos llevamos dentro, el pequeño burgués, el enano fascista, el sacerdote, en fin el verdadero y único vigilante que llevamos dentro, esa vocesita que recrimina todo, que cuestiona todo, que todo lo pone en su tela de juicio moral. El que te dice que no vas a poder hacer esto y que no hagas lo otro por que está mal, y que si lo hacés y te sale mal luego te recrimina el resto de tu vida juzgándote como a la peor mierda. El peor crítico existe dentro de nosotros ni mas ni menos. El ello va adelante, hace, no le importa un carajo nada, va a al frente como quien dice y se caga soberanamente en las consecuencias. Obvio que uno en la vida trata, por lo general de mediar entre estos dos zánganos de la consciencia y busca un equilibrio. Ahora bien, si uno tuviera que elegir a quien hacerle mas caso, no sé ustedes pero yo me quedo con el ello toda la vida.
(La semana que viene, la parte mas difícil, mechar de manera mas o menos clara estas ideas planteadas por Freud en sus textos "Mas allá del principio de placer" ('20) y "El yo y el ello" ('23) con las ideas de ese genio total de la filosofía del siglo XIX que fué Frederich Nietzsche.)

3 comentarios:

meridiana dijo...

Bravo Apolodoro! me colgué del cable y habías cumplido tu promesa, ahora sigo leyendo la segunda parte y luego te comento.
Además que producción, no sólo es esta entrada, con razón nos pedís que escribamos más!

seguimos mirando

Saludos
Lilián

apolodoro dijo...

bueno querida meridiana se agradece su elogio y espero que siga siendo una habitué de este blog
salute

Alberto dijo...

Disculpen la irrupcion,soy nuevo y estaba buscando material para elaboraruna comparacion entre el ello=superyo de Freud y lo apolineo y lo dionisiaco de Nietzsche y di con su blog.
Seria mucha molestia pedir su colaboracion en esto?
Lei las dos entradas y mequedo todavia poco claro el tema, evidentemente estoy algunos escalones ¿muchoas?mas abajo que ustedes en conocimiento filosofico. Muchas Gracias. Alberto