viernes, 25 de enero de 2008

El Ello, el superhombre, Eros y lo dionisíaco (Part 2).


Bueno la semana pasada escribí algo sobre las pulsiones de vida y muerte o Eros y Tánatos, y su relación con el Ello y el Superyó dentro de las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud. Pero la interesada en esta cuestión que tanto pidió por este post no pasó mas a dejar sus comentarios pertinentes por desconocidas razones. De todos modos yo, fiel a mi palabra, voy a cumplir con su petición y terminaré el analisis empezado la semana pasada, uniendo cabos en la medida de lo posible y que me permita mi humilde intelecto y sabiduría al respecto ( que debo reconocer es poca ) para relacionar estas cosas con lo dionisíaco y el superhombre en Nietzsche.
Primero Nietzsche habla en algunas de sus primeras obras sobre lo Apolíneo y lo Dionisíaco en las personas encontrando un referente o representación inmediata en diferentes tipos de arte.
Por ejemplo lo Apolíneo se manifiesta en las artes plásticas y en la pintura por ejemplo y el claro ejemplo de manifestación Dionisíaca es en la música, ese arte tan particular que para mi eleva el espíritu y la pone por encima y lejos de las demás artes, sin ánimos de desmerecer claro, pero es tan evidente que nadie puede negar ya que la música es el lenguaje universal y no las matemáticas joder !. (Tal vez por esto los músicos son seres diminutos y extraños que viven en su pequeño mundo de notas, corcheas y semicorcheas,etc, y del cual les resulta tan difícil salir).
Bueno, cuestión Nietzsche exalta lo Dionisíaco amén de lo Apolíneo y lo verá como propulsor del camino del superhombre, lograr la autorealización y el fin último, desconocer imposibles, el hombre que todo lo hace. Acá vemos entonces una relación con lo que después Freud encuentra por medio del icc y que plasma en su teoría psicoanalítica. El Eros sería esa pulsión de vida que impulsa a las personas a los fines mas elevados, sean los que sean, desde el arte, la procreación, el amor, mismo el odio, pero en fin, a la creación de algo, al movimento de energías, a la acción mejor dicho y ahí encontramos el motor del ser que todo lo hace, que lo puede y no se amedrenta ante nada. La fuente psíquica inconciente de ese motor tal vez sea ni mas ni menos que el Ello, el cual impulsado sólo por sus deseos es fiel unicamente a si mismo y a sus necesidades siendo un verdadero camino para el guerrero.
De todos modos resta una pregunta: ¿el camino que parece llevar a esta elevación del ser no puede confundirse, desviarse tan solo un milimetro y llevar a la locura? No sé, habrá que preguntarselo a Nietzsche, tal vez mejor a un profesor o a alguien que entienda mejor del asunto. Yo solo soy un mero lector improvisado y anónimo de internet.

4 comentarios:

March dijo...

:)

CHIC-HANDSOME dijo...

great week

meridiana dijo...

"Las palabras más silenciosas son las que traen la tempestad. Pensamientos que caminan con pies de paloma dirigen el mundo"
Nietzsche F.

Estimado, ha cumplido su promesa con creces, "ésta" que había desaparecido le pide disculpas.
La pregunta que deja al final, no sé si pueda contestarla. Le diré, pensando también en Rimbaud que cita en otra entrada, que el camino del vidente, de las visiones, es peligroso y que muchos han pagado caro ese don.
Con la locura, la enfermedad, la pobreza o el desdén de sus congéneres.
Pero les agradezco infinitamente, que tomaran los riesgos y nos brindaran su palabra, les agradezco ese impulso vital de ir contra su tiempo.
Por último y siempre rescatando ese costado dionísiaco, le copio otra frase de Nietzsche, que afirma su apuesta por la vida:

"Yo no creería más que en un dios que supiese bailar"



saludos

Lilián

apolodoro dijo...

todo bien lilián, no pasa nada, de todos modos me había comprometido con vos y escribí lo que habia prometido..
Muy grosas las fases de Nietzsche que elegiste !! a mi me faltó citar algunas frases de ambos para dejar explicar con sus propias palabras la cuestión...
y si, realmente cierto... el camino del vidente es peligroso ... muy peligroso..
saludos lilián... te esperamos d nuevo por estos parajes cibernéticos..