jueves, 15 de diciembre de 2016

Argentina o Brasil. O ambos.


Mas allá de todas las diferencias, creo que somos dos países con mucho en común, separados por la barrera idiomática, pero solo eso. Bueno, eso y la lejanía, mas allá de que somos países limítrofes.
O sea, ellos son un país mucho mas grande, con mucha mas gente, y además tiene un crisol cultural de etnias y culturas, mas diversa que en Argentina. Pero mas allá de todos esos pequeños detalles, hay mucho en común, Somos dos países hermanos, históricamente con buena relación diplomática. A veces. Pero en si, los pueblos, nos tenemos cierta simpatía y mutuo respeto y aprecio. No sé cuantas cosas de acá, llegan allá. Acá vemos muchas pelis de Brasil, música es lo que mas se consume, y fútbol, bueno, es en lo único que hay cierta rivalidad, pero lo nuestro es un poco caradura. Es obvio que estamos por debajo de los Brazucas en lo que a fútbol responde. De todos modos, uno podría confeccionar una larga lista donde contraponer nuestras culturas, y creo que no sé como quedaría la tabla, pero sería por lo menos un partido trabado y difícil.

A ver... Ellos tienen Pelé, nosotros tenemos a Maradona.
Ellos tienen a Temer, nosotros a Macri.
Ellos tuvieron a Lula, nosotros a Néstor.
Ellos tuvieron a Color de Mehlo, nosotros a Nemen.
Ellos tienen a Meirelles, nosotros a Szifron.
Ellos tienen a Caetano Veloso, nosotros a Spinetta.
Ellos tienen a Sepultura, nosotros a Hermética.
Ellos tienen a Machado de Assis, nosotros a Borges.
Ellos tienen la samba, nosotros el tango.
Ellos tienen a Noel Rosa, nosotros a Gardel.
Ellos tienen el Pan de azúcar, nosotros el glaciar perito Moreno.
Ellos tienen la feishoada, nosotros las milanesas.
Ellos tienen a Neymar, nosotros a Messi.

Y bueno, así podría seguir largo y tendido, y creo que habría muchas cosas en las que nosotros les pasaríamos el trapo, y viceversa, pero lo mas notable de todo, es que coincidimos mucho, en las cosas buenas, y en las malas también. En fin, Para pensarlo mejor antes de pelearnos con nuestros hermanos. Y esto sirve para pensar nuestra relación con los demás países de la región también. Saludos cofrades!

lunes, 12 de diciembre de 2016

Texto cabeza contra Martín Zariello que no sabe nada de rock


Siendo un humilde servidor de los libros, el otro día pude leer "Sobre el rock" de Zariello, y su visión corta sobre la música local. Usualmente ni me molestaría en contestarle a un pobre gil como él, que cree que por haber estudiado letras escribe bien y es un genial polemista.
En principio, si vas a hablar bien de un artista y en el mismo texto defenestrarlo es que sos un poquito histérico y pelotudo. Cita a toda una manga de mediocres que criticaron alguna vez a Spinetta, ya sea como persona o personaje. Y si te aburre lo de Conduciendo a consciencia, solo puedo decir, pegáte un palo y después hablamos.
A Spinetta se le perdona todo, dice, aunque estornude en medio de un tema ¿?. Claro, Charly se tira pedos, se baja los lienzos, para los temas cuando ya no puede tocar mas, pero bueno, es Charly. Te confundiste amiguito Zariello, al que se le perdona todo es a Charly. Vos con tu mochila pelotuda de Say no more, seguro eras de esos adolescentes idiotas que siguen a un músico por las boludeces que hacen y no por la música. Si hubieras sido compañero mío en la secundaria te hubiese cagado reiteradas veces a trompadas. Por zapato condescendiente.
Que es eso de citar a ese periodista uruguayo fallecido... "Debo ser el único perdiodista rioplatense que no le gusta Spinetta...". Y después toda la gilada que sigue. O sea, todo bien si no te gusta la obra de un músico, pero cuando usan eso para hacer un sello de marca personal... Que pobre. ¿El único? Cuando iba a la secundaria entre 1997 y 2001, a ningún compañero mío le gustaba el flaco o siquiera lo conocía. Queres pegarle a mitos populares? Pegále al Indio o a Charly. Pero bueno, Zariello lo pone como el próximo Bolaño. Escuchame Zariello, quedate en la Felíz y hablá de los Super ratones, que es la única banda "conocida" que salió de allá.
Al parecer a este periodista le parecía poco serio que Spinetta haya usado la palabra "farabute", cuando se refirió así de Petinatto. Primero que nada, farabute es alta palabra, seguro que no la conocía, y como a toda gente soberbia cuando lo haces ver como un idiota y hay cosas que no comprende se enoja y bastardea. No entiendo Heidegger, seguro que era un boludo, mandaba fruta y se la comía. No, vos sos un idiota con poco cerebro, nada mas. Heidegger está bien, o no, pero en todo caso no tenes el coeficiente intelectual necesario para hacer críticas agarradas de los pelos.
Bueno, acá lo mismo. Todas las personas que no les gusta Spinetta por que no le entienden la letra y blabla, son gente con un complejo de inferioridad que deben tratar en terapia y cerrar el culo antes de hablar giladas.
Uruguayo idiota, defendiendo al indefendible de Pettinatto, que es el ser mas misógino, gorila, creído, pijicorto y pelotudo que dió este país. Ni siquiera llamarlo músico ni periodista. Es un tipo que está ahí, dando vueltas, diciendo giladas, solo por que le dan micrófono. Ningún mérito. En 50 años nadie se va a acordar de Pettinatto, ni hablar del uruguayo boludo ese que cita Zariello.
Zariello, no cités pelotudos. Lo mismo con Feilling, ese rosarino engreído que escribió El mal menor, novela pretenciosa y aburrida. otra novela que en 50 años nadie recordará. ¿Y cual és si el flaco usó la palabra Tanino para nombrar un tema? Que además es inédito. O sea, mucho indagaste para conocer ese tema. Alguien que usa la palabra Tanino debe ser prohibido. Diós, el nivel de fascismo de los seudo progres, es el peor de todos. Y los Rosarinos tienen esa mentalidad grasa de que si el intelectual no es rosarino, seguro es un chamuyero. Los encapuchados de un mundo viejo, que creen ser ellos solos los que pueden usar un lenguaje florido o complejo, y cualquiera por fuera de la "academia" que lo haga, seguro es un pretencioso y un gil que usa palabras sin saber como. Giles. Y todo por esa nota de mierda que hizo Fabián Casas, el mas gil de los giles. Tipo sin talento, aburrido, feo, engreído, come caca. Los titanes de la caca se debería llamar su último libro. La cosa mas pretenciosa, mal escrita, carente de valor y mas intrascendente que vi. Prefiero leerme todos los libros de Florencia Bonelli que un solo párrafo de su pomposo y pedorro libro.
Estoy podrido de los seudo intelectuales. Pettinatto, Casas, uruguayo gil, Feilling, y por último Zariello, son giles. Ustedes critican porque hacerlo es gratis y armar polémica vende mas, pero saben mas que nadie que a ustedes les espera el olvido mas abyecto, mientras que otros prevalecerán por generaciones. Ahora si vayan a criticar "farabute" y "tanino". Perdedores.
Pd: Tus libros son malos chabón. Dedicate a otra cosa.

jueves, 18 de agosto de 2016

Sagas Artúricas



Un día sin rey Inglaterra quedó, y el pueblo rey buscó. 
La guerra civil, al país azotó. Y vacío el trono siguió.
La joven nación, se sentía morir. Y aquí un milagro surgió.
Una espada hundida en roca apareció. 
La leyenda, empezó...

Y bajo la empuñadura escrito estaba en letras de oro...

Quien sacare esta espada de esta roca, será por derecho rey de toda Inglaterra.

Y aunque los mejores hombres del reino lo intentaron, ninguno fue capaz siquiera de moverla.

Por ello el milagro seguía sin cumplirse.

Mientras tanto, Inglaterra permanecía sin rey, y el tiempo relegó al olvido la portentosa espada.

Hasta que volvamos

viernes, 5 de agosto de 2016

Bernardo


Cuando conocí a Bernardo, el hombre ya era viejo. Mi primera impresión fue la de un señor muy sabio y venerable, que de seguro tendría algún tipo de cargo dentro del grupo. 
Me había acercado con mi padre un sábado a la tarde al grupo scout del barrio, y parecía que se encontraban de reparaciones, por un acto vandálico. 
Salió a nuestro encuentro Bernardo, con la cara llena de polvo y los anteojos con un vidrio roto. Pero su cara era la de un hombre amable y tranquilo. Por entonces yo tendría nueve años. Siete años después yo dejaría de ir al grupo, pero Bernardo estaría igual. Un hombre mayor de edad indefinida. Los años no pasaban para Bernardo, que siempre fué "el viejo". 
Por un par de años no lo vi, y un día me lo crucé, el mismo viejito sonriente de siempre. 
Yo fui creciendo cada vez mas, hasta el día de hoy que tengo casi treinta tres años, vivo solo y soy padre soltero. 
Tengo algunas canas, estoy mas rellenito, tengo barba, menos agilidad, ya no hago deporte y ya tuve mis primeros cólicos renales. Claramente estoy creciendo-envejeciendo. Dentro de los parámetros de lo normal claro. 
Hace poco me crucé con un viejo amigo del barrio de mi infancia. Me dijo que se lo cruzó a Bernie. ¿Y que tal? ¿Como está el viejo? Pregunté.
Psé... Igual que siempre. Viejo. 
Y claro, para algunos, el tiempo no pasa.  Yo creo que Bernardo encontró, y es para destacar, la fórmula de la eterna ancianidad.