jueves, 31 de julio de 2008

Mingo y la ultima del mes

Hablando con un amigo que hoy cumple años y que es fana de "minguito", pensaba en que como los idolos populares tienen finales tragicos y como algunos son recordados mas que otros.
En los 80's, sobre todo a finales, hubo un aluvion de muertes de idolos populares como desde el '74 no pasaba (Perón, Jauretche y dos años después Bonavena) y palmaron personajes tan populares como Olmedo, Luca Prodan, Alicia Muñoz, Miguel Abuelo, Julio de Grazia, Federico Moura y Minguito.
(Si me olvido de alguien, por favor haganmelo saber).
Estas muertes que se dan a veces pareciera en serie (como en el '70/'71 con Morrison, Hendrix, Joplin, etc) son a veces producto de cambios en la sociedad como sociedad misma y que en ese paso se lleva puesto a gente, que se puede ver en ejemplos con gente famosa.
A principios de los setentas el cambio era notable, se pasaba (en la sociedad norteamericana) del "sueño hippie" a una década mucho mas dura, donde se mostraba al mundo el fracasa de otra utopía mas que demostraba que en este mundo no había lugar para la paz, ya que está demostrado que el ser humano es un ser violento y destructivo, sobre todo autodestructivo(Tánatos).
Los setentas fueron una época mas violenta, de mucha convulsión política en todo el mundo y eso se llevó algunas almas en el camino.
Acá en Argentina, a finales de los ochentas hacía poco se salía de la dictadura militar mas violenta y asesina que tuvo y se vivió la llamada "primavera democrática" donde la flamante nueva democracia suele mostrar su costado mas agradable luego de siete años de oscuridad. Sin embargo con las nuevas libertades a veces la gente, al no tener la experiencia no sabe bien que hacer con ella y en Argentina se pagó con eso. Muchos pagaron por eso y la falta de límites a nuevos excesos hizo estragos en algunos personajes del momento de acá.
Minguito murió de un paro cardíaco a diferencia de los demás que murieron en circunstancias mas trágicas, pero quien nos dice que quizás con él no moría una época, un tipo de humor mas inocente que no tendría lugar en medio de la grasada y chabacanería de los noventas. Quién sabe.

4 comentarios:

meridiana dijo...

concuerdo con la lista, aunque dejemos a Alicia Muñoz, si bien entiendo lo trágico de su muerte, no puede estar en la sintonía de un Olmedo o un Minguito.

como el destape español luego del franquismo, son épocas de revuelo, de tirar la chancleta luego de la noche opresiva de la dictadura militar, época de excesos y desvelos, que luego dieron paso a la idiotización de los 90's.

Saludos

Lilián

Apolodoro dijo...

no lo de alicia muñoz lo ponia mas q por ella, por monzón, ella en realidad fué victima de los excesos del boxeador.. aunque monzón murió en los noventas cuando el periodo de transicion ya habia pasado..por eso..
ni a palos esta a la altura de mingo u olmedo.. fuera de dicusion
salute
apol

Anónimo dijo...

Lo que me parece destacable de Mingo, es esa ternura de su mirada que hacia juego con esa sonrisa gardeliana. En mi opinión, creo, es un porteño de ley. Solidario, -Pícaro-, -Nostálgico-, -Sensible-, -Romántico-, -Leal-. Rompe con el preconcepto que se tiene en el interior de nuestro país sobre los porteños.
Mingo nos sirve para recordar de donde venimos y parte de lo que somos. Aunque vivamos en otro país o nos movamos actualmente en otras esferas. Siempre el barrio, los abuelos, las escondidas,las chocolinas, las figuritas de cromy deben ser el reservorio de nuestra identidad. El tiempo puede pasar pero nuestra memoria queda.
De alguna manera el impedimento espacial de representar el ayer en el hoy. Mingo lo hace posible con sus dichos, su funyi y su Santa Milonguita creando una cierta mística del pasado.

Juan

Anónimo dijo...

Si Juan, estoy de acuerdo con vós, MIngo representa todo lo cotidiano, lo familiar, lo hogareño y lo familiero del porteño medio.. em definitiva representa en parte lo mejor de él y lo mas desparecibido también de él en el interior donde sólo ven la parte Isidoresca de uno o al menos algunos se encargan, de allá y de acá, que esa sea la imágen del porteño.. creído, fanfarrón, cagón, medio pelo, mujeriego, xenófobo, etc, etc.. sin embargo Mingo vino a reinvidicar al personaje de barrio, al tipo común, q es tan gauchito como cualquier otro del interior del país.. y hasta tal vez mas amigable y entrañable..
saludos amigo !
nos vemos