viernes, 9 de noviembre de 2007

Paisajes y visiones del NOA.


Osado viajero de lejanas tierras húmedas y llanas,
aventúrate primero en el seco calor colonial.
Intérnate en la espesa jungla setentista
que alguna vez fue Vietnam.
Conoce el verde valle encantado
plagado de extrañas luces nocturnas.
Visita el pueblo de los indios y descubre
las ruinas de su civilización milenaria.
Después viaja hasta el gran pueblo en
continuo crecimiento y de lluvias intensas.
Luego llega al pueblo donde sus bosques
están plagados de extraños duendes
quechuas y montañas llenas de pachamamas.
Pasarás por montañas de ensueño.
Visita la gran ciudad de viejos
amores y de momias nuevas.
Continúa por el camino hasta la ciudad
mas pequeña pero mas rústica, de húmedas montañas.
Sube hasta el pueblo donde las montañas
fueron pintadas por el gran artista y la vida
convive con la muerte de la forma mas natural.
Después llegarás a un pueblo mas grande,
con atractivos colores, donde el indio,
el cacto y la llama aún saludan, pero donde
cierta decadencia blanca, citadina, hizo su marca.
Luego sigue yendo mas al norte, cruzarás mas montañas,
desiertos áridos y curiosas formaciones de cactos.
Llegarás a un pueblo mas grande, el del indio guerrero,
verás allí la hermosura de la raza colla y … llamas.
Agradecerás haber hecho este viaje, extenuado viajero.
Retorna a la comodidad del hogar
y a la salvaje rutina cotidiana.
Pero recuerda siempre el viaje,
recuerda siempre el color del norte.

1/06

(Diario de viaje sobre la visita al norte argentino,
escrito en Humahuaca el 25 de enero del 2006).

2 comentarios:

anónima dijo...

color a tierra colorada
que no deja de estar mojada
color a sangre
color a vino
o mejor dicho colorido
:)

Apolodoro dijo...

Gracias por el aporte y la visión de uno de los lugares mas lindos del país... al que espero poder volver... a vivir !! jaja no bue, no sé-..