martes, 12 de febrero de 2008

Mitología del scoutismo

Ya había pronosticado que iba a hablar de la mística de los Boy Scout, y bueno uno de los mitos es que son todos faloperos. Debo decir que esto es una vil falacia, o sea hay alguno que otro que le puede dar al fasíngui pero en general son gente sana. A lo sumo le dan al chupi, pero faloperos son los Hare-krishna o ex-faloperos rehabilitados.
Bueno esa era la nota de color, hay otras cosas mas interesantes de la cuales prometí hablar.
Una de las cosas mas copadas como ya dije son la mística que rodea el scoutismo.
Yo entré en el grupo scout del barrio de La boca en el año 92, tenía 8 años y uno de los motivos por los cuales decidí, probablemente, ser Scout fué que había visto la tercera de Indiana Jones, mi ídolo de la infancia, en la cual en la primer parte de la peli mostraban cuando Indy era joven y era parte de un grupo Scout y como eso lo llevaba a diferentes aventuras.
Pra mi ir a los Scouts representaba eso, aventura, heroísmo, sábados a la tarde aprendiendo cosas y jugando, compartiendo y conociendo gente nueva.
En mi primer campamento en el 93, fuímos a Lobos, y estábamos en un lugar donde había cerca un cementerio donde decían que estaban los restos de una india que no sé que carajo pasó. No sé si será verdad pero la cuestión es que a la noche pasaban cosas raras. La primer noche nos levantaron a todos y vimos que uno de los Scouts mayores estab sangrando en medio del campo, nunca supe si fué algo arreglado o que fué lo que pasó. Después otra cosa que me impresionó fué un hacha que vi clavada en un arbol con una cara y un papel con un
nombre en indio. Luego muchos años después supe que esa era la ceremonia de totemnización donde el Scout elije un nombre en mapuche de un animal que lo identifique, pero esto es mas cuando se es mas grande. La mitología de los Scouts esta divdida basicamente en sus ramas: Lobatos (de los 6 a los 12 años) Scouts (de los 12 a los 15 años) Raiders (de los 15 a los 17 años) y Robers (de los 17 a los 21 años aprox en que luego hay una ceremonia donde la partida del Rober culmina cuando éste en un campamento de verano por lo general se va sólo a pasar una noche vela con ua carpa donde debe reflexionar sobre su vida Scout), por lo general luego de esto sólo queda ser dirigente de los mas chicos o dedicarse a algún cargo administrativo o hacer servicios.
La mística de los Lobatos se basa en el libro del escritor inglés Rudyard Kipling (escritor tan predilecto de Borges del cual no leí nada) y en los personajes Balú, Bageera, etc, que por lo general son los nombres que tienen los dirigentes de los chicos, siendo Akela (en la historia es el lobo que acoge a Mouli, el pequeño niño abandonado en la selva) el dirigente máximo.
El santo patrono de esta rama es San Francisco de Asís.
En la rama siguiente el patrono es San Jorge, el que mata al dragón, y la mistica tiene que ver con todo lo referente a caballería medieval (otra de las cosas que me fascinaban de chico) y donde había leyes, máximas, etc, que era lo que se tenía que aprender antes de tomar la promesa (el pañuelito famoso ese que usan los Scouts) y donde la noche anterior había que pasarla con todos los bártulos, palos, y demás insignias, lo cual se llamaba la velada de armas. Algo sacado de los caballeros de la edad media. El honor era algo muy importante y ya la cosa se ponía mas seria. La rama a la vez se dividía en nombres de animales, (en los Lobatos eran nombres de colores, yo era de la seisena roja) y en mi grupo eran dos patrullas. Una llamada Lobos (la mía) y Zorros, cada una de ellas tenía su propio lema y albergaba hasta 8 chicos con sus jerarquías, estaba el guía y el subguía.
Luego en la rama que yo siempre consideré la mas mística, Los Raiders, las patrullas se dividían en nombres de tribus aborígenes del país como eran la Charrúas (que en realidad esos eran mas de Uruguay) y los Onas (de esa era yo) y ahí existía una especie de totemnización donde se ponía un nombre indio llegado el caso que el dirigente lo dispusiera. Yo me llamaba Pangui o León de la pampas de mapuche. Además estaban las insignias que se ganaban a costa de entregar una especie de trabajo de campo donde se demostraba todo el conocimiento Scout y te daban progresivamente la "1º", "2º", y la "3º", etc, no me acuerdo mucho mas que venía, son muchas cosas y pasó mucho tiempo. En fin, también estaba el recibimiento cuando pasaba de rama en rama y uno se hacía mas grande y te daban una golpiza proporcional. Lo mas divertido es cuando ya estaba y entraba uno nuevo y era a uno que le tocaba dar la golpiza.
La mística de la última rama, los Rober, nunca la entendí bien y fué la que menos me gustó y en la que menos estuve, yo ya estaba medio desinteresado con el grupo, estaba en plena adolescencia, tenía 17 pirulos y mis intereses pasaban ya por las chicas, ir a bailar, etc, encima ese primer año que hice en los Rober que era hacer servicios siempre, lo mas tedioso, el grupo cerró por un problema con la cúpula de la iglesia de la cual dependía el grupo.
Luego me enteré que reabrió con otro nombre, me llamaron para ser dirigente de los mas chicos pero mi vida había tomado otro rumbo ya y no me sentía parte de eso. Era la época de la crisis del 2001 y mis ideales ya no pasaban por la mística tan volada sobre caballeros, honor, etc, sino por las cuestiones que hacían mas a la situación social que pasaba en el país.
De todos modos sigo sosteniendo que toda lo que es la mística y lo que la rodea como iniciaciones (algunas mas serias que otras) y demás cosas creo que son muy importantes para la juventud. Ya lo decía el antropolólogo y psicólogo, especializado en mitos Joseph Campbell, la pérdida de los rituales de iniciación y mitos son una de las causas del deterioro, decadencia y embilecimiento de la sociedad occidental actual.

2 comentarios:

Javier dijo...

Apolodoro:
Tu comentario esta muy interesante, creo que es conveniente que aclare algunas cosas.
Yo hice el camino exactamente inverso al tuyo, entre en el Escultismo cuando tenia 17 años, igual que vos tenia clara y latente en la memoria las dos pelis de Indiana Jones, (la primera y la ultima)(sera porque Steven Spleberg fue scout en su infancia), y la aventura llamava.
Pero tambien llegue atras de chicas (mi grupo era mixto).
Vivi solo un año como participante, ya que al año siguiente ya entre a dirigir. (en el 92).
- Sobre lo de que somos todos faloperos. Es como en todos lados, hay de todo, nunca en mi vida probe un porro, nunca fume una chala, pero tampoco me horroriso por mis amigos que si fuman (algunos son scouts).
Los Scouts son como cualquier grupo humano en ese aspecto (no comparto lo de los hare, no soy hare, pero no me gusta generalizar).

- Fui dirigente de Tropa durante..... 15 años aprox (deje el año pasado y ahora solo hago apoyo desde fuera. La mistica, o marco simbolico como decimos los dirigentes de la Tropa, es justamente la aventura. Tiene muchos puntos en comun con el codigo de caballeria de la edad media. Sin embargo hay algo para correjirte: no es un juego de niños, el honor, no es un juego para que los chiquilines se diviertan 2 horas. Durante 15 años intente que fuera parte de su escala de valores. Un intento por que cosas como las que vivio Argentina en el 2001, no se repitan mas, si los politicos tubieran un poquito de honor, tal vez no estabamos como estamos.
El honor, no deberia ser una cosa volada, sino un principio de vida.
Y solo acotar una cosita, recuerdo aquellos bautismos estilo "golpiza", resabios de gobiernos diferentes, estratificaciones tipo gallinero, donde el de mas arriba cag ABBA, al de mas abajo. Hoy son apenas un "saludo de cumpleaños", simulacros de "te pego" con la pañoleta.

Hay un dicho entre los scouts, que es: "Una vez Scout, siempre Scout", asi que segurametne, tu honor, y tu manera de ver la vida, tiene mucho de lo que aprendiste.
Abrazo desde Uruguay, y fuerte apreton de zurda. lobomistico@gmail.com

Anónimo dijo...

Tal vez deberias informarte un poco mas sobre lo que vas a hablar. Debes mejorar tu forma de redaccion, porque siendo tu un scout durante tantos años deberias moderar la forma en que hablas sobre eso.
Los scouts no son un juego de niños y el honor tampoco.