miércoles, 10 de octubre de 2007

Cosas Rústicas (Mi coto de caza...)

Hoy me habilito a hablar sobre una banda de rock argentino de los setentas, que está un poco olvidada, un poco bastante diría yo, y que creo que vale la pena hacerle una pequeña reseña.
COLOR HUMANO es una banda fundada por el guitarrista, ex Almendra, Edelmiro Molinari, junto con el bajista Rinaldo Rafanelli y ni mas ni menos, que el señor David Lebon en bateria!!!!!!.
Realmente este último dato me haría detenerme en Lebon, y dedicarle la nota a él, que es un pedazo de músico y que demostró, sobre todo en los 10 primeros años de su carrera que se la bancaba tanto como violero (el Clapton argentino quizás?), como bajista (en Pescado Rabioso), como cantante (y de que talante) y hasta se dió el lujo de ser baterista en el 1º disco de quienes hoy nos congregan. Sólo voy a remarcar que quien pueda escuche la bateria en el tema "Larga vida al sol" (temazo de paso) del primer disco de Color Humano, para darse cuenta que hasta como batero se la re banca.. en fin, el señor David Lebon ya merecerá un apartado propio en el futuro.
El primer disco se llama simplemente Color Humano, y no puedo menos que escuchar un sonido Stoner rock en la banda. El sonido está totalmente despojado, carace casi de arreglos y el sonido valvular es marca registrada en este volúmen. Se editó en el 72, mientras que sus ex compañeros editaban "Desatormentándonos" (Spinetta con Pescado), y Emilio del Guercio y Rodolfo Garcia el primero de Aquelarre.
El ejemplo mas claro de esta banda en cuanto a un sonido Stoner, es el tema que casualmente cierra el disco y que se llama Introducción polenta. Los temas acústicos como Padre sol, madre sal (con la cantante y novia de Edelmiro, Gabriela) y la zapada "desenchufada" de viola El hachazo, no son menos sucias y desprolijas, dándole a la banda realmente un vuelo muy especial y rústico.
Los temas Humberto, Silbame cabeza y Larga vida al sol, son un verdadero ejemplo de esta opacidad y rusticidad de sonido de una banda que si fuera de hoy, tendría mas público del que tuvo en los setentas.
Lebon a fines del 72 se fué con el flaco a Pescado Rabioso a tocar el bajo. Color Humano entonces llamó al ex-baterista de la famosa banda Los Gatos y en el 73 compusieron su último y mas famoso disco que es el también homónimo disco doble. Moro a diferencia de Lebon, era un profesional de los tambores y se nota la justeza, el tempo y el swing que le metía (que en paz descanse aquel pedazo de batero).
Esos dos discos salieron uno después del otro, con diferencia de meses, como mas tarde harían los Redondos con su disco "Lobo suelto, cordero atado" del 93, (20 years later).
El disco doble de Color es superior a su predecesor, tiene mejores arreglos o mejor dicho tiene, y contiene clásicos de la banda como "Un blues para Adelina", "Mañana por la noche", "A través de los inviernos" y el inmortal "Cosas rústicas". Este último tema creo que define a la banda. Una banda que pagó, como muchas veces pasa, con el olvido general de la gente, sin saberse bien los porqués.
"Que locura, la simpleza que está cruzando el río. Viendo el agua de cerezas, esas cosas ya son mías. En mi coto de caza nena, puedes correr desnuda, entre hojas de otoño. Ven al agua que despide olores dulces, cubren tu cuerpo mis resinas suaves. Cosas rústicas hacen al tiempo por mi, cosas rústicas hacen tu cuerpo por mi, cosas rústicas hacen mi tiempo por ti."

1 comentario:

pepegraf dijo...

un discaso, si lo habré escuchado en mi ken brown, es una música fresca y salvaje, irrepetible,