viernes, 31 de mayo de 2013

Que haya amor y lo demás no importa nada


Cuando uno siente que el mundo se viene abajo, cuando a uno le parece que la vida le da una bofetada, uno tiene dos opciones. O resistirse a los cambios y morir en el intento, o adaptarse, acompañar los cambios y ser feliz.
Si los malos te pelean, estampales un beso. Si tu suegra no te quiere, comprale un ramo de flores, si la ciudad se pone gris y fría, viví tu propio verano interior y escucha música tropical.

El blog, este blog, es un "fakin" libro abierto de mis emociones mas encontradas y ocasionales. Leerlo corre bajo su propia responsabilidad,, lo mismo que sacar conclusiones apresuradas respecto a  lo que pueda pasarme. Yo escribo en gran medida para mi. Para liberar palabras, para liberar pensamientos comprimidos y soltar tensiones pasajeros, que a grito de concordia, vuelan sobre las nubes de Buenos Aires como pájaros anfibios de pequeños males hechos canción.

Ahora bien. Si uno ama a todos, inclusive a sus "enemigos", aunque estos sean meros pensamientos, uno se compondrá que la vida es mucho mas de lo que uno espera de ella y que cuanto abiertos estemos a fluir como el viento, mas bello será el planear sobre el mar de las emociones cambiantes en lunas menguantes y ciclos paganos.

5 comentarios:

GAVIOTA dijo...

Creo que el ser humano sufre del mismo mal pero en diferente tiempo...

Que bonito post, Santiago!!
SALudos enfermos (me duele panci)
jejeje

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Personaje en búsqueda de todo lo demás dijo...

Qué linda fakin entrada! ^^

Jose Luis Carmona dijo...

es por ahí pibe, y no hay enemigos, sino enemigos secretos, a los que les encantan vivir entre telarañas autotejidas y revolcarse en ellas..

Santiago Carmona dijo...

Gracias por sus comentarios!!
Besos y abrazos a todos :)