jueves, 26 de mayo de 2011

Instrucciones para los días de frío


Hace frío, si, hace frío, yo lo sé, vos lo sabes y en estos lares no hay quien no sepa tan tremenda obviedad térmica.
En la cuestiones de temperatura cada cual tiene su propio termómetro, pero ding dong ding dong, no hay acuerdo en las cuestiones del amor, cantaba Favio.
Una realidad aparente, pero no por eso menos cierta es la que tiene que ver con un cierto dejo de subjetividad a la hora de escoger el abrigo adecuado que nos acompañará por el resto de una jornada.
Los climas y temperaturas varían de acuerdo uno transite determinados lugares como calles, galerías subterráneas, colectivos, oficinas, casas, camas, mares y montañas.
Por eso les aconsejamos humildemente desde este beneplácito blogspot, que recorran su ropero de punta a punta antes de salir al frío inclemente del exterior.
Uno a veces siente que está sobre abrigado y después se saca todo y se caga de frío, pero luego de calor y así así así se nos pasa la vida... quejándonos de algo tan inútil como del clima.
El futuro de la indumentaria entonces sería algo así como ropa muy finita que nos abrigue como capas de una cebolla y a medida que las amplitudes térmicas ataquen nuestro rudimentario y obsoleto organismo uno se podría ir guardando el excedente de ropaje en pequeños recipientes del tamaño de un tarrito de azafrán.
No sé, es una posibilidad de tantas que se me ocurrió al boleo sobre este tema tan terrible de pública preocupación.
Piensen ustedes sus soluciones! Jum!!!

2 comentarios:

Gaviota dijo...

Ahora de aquel lado el frio, brrr!!
Yo aquí por los 40 42 grados C, duermo sin nada y el calor aún así me agobia.
El sol está tremendo pero eso si el bronceado que agarré en la playa me dura hasta el invierno. je!
Una cobijita, un agua calientita y una linda chica a un lado te caerían muuy bien!
Bueno, mínimo la cobija y el cafecito. OKI =P

Gaviota dijo...

Ah! Siempre me haces regresar por tu respuesta, me tienes mal acostumbrada, je!