viernes, 28 de enero de 2011

Europa, las argentinas y el amor

Había una vez una historia muy común entre el género femenino de estas pampas respecto de su relación con los viajes, sobre todo a Europa.
Se contaba por el arrabal boquense sobre una criolla enamorada de un inglés, allá por el siglo 18, cuando el país no era país y la boca no era la boca.
Un amor que le costó la vida al apuesto británico rubio y que dejó vanas las promesas de llevarla a conocer la tierra de Shakespeare.
Camila O'Gorman, la famosa descendiente de irlandeses que vivió en estas tierras en épocas de Rosas, también vivía un amor por su tierra de origen.
En la novela "Wasabi" del escritor argentino Alan Pauls, nos cuenta como estando con su novia en París de viaje, ella decide irse a Londres, mientras el espera una presentación de su libro, y como sufre él, mientras ella esta de shopping y conociendo turistas en un hostel Londinense.
Viejos fantasmas del tiempo (y amores).
Así y todo muchos son los casos de mujeres que sienten una atracción muy fuerte hacia el viejo continente, algunas viven se apasionado romance con la poética y bohemia París, otras a la pintoresca y romántica Roma, otras a la fría y decorosa Londres, pero todas tienen su preferencia Europea. ¿A que se debe esto? Nosotros no lo sabemos.
Uno podría decir que a todos nos gusta viajar y conocer mundo, pero hay algo que particularmente les excita mucho mas a las mujeres y es estar en otros lugares, conocer gente nueva, hablar otros idiomas, ver y comprar ropa, y hasta darse el gusto quizás de un affair con un hombre del primer mundo.
Nosotros también queremos viajar y engranparnos una rubia debilidad, pero la realidad es que nadie se muere tanto por ir por ejemplo a Europa como en el caso de nuestras mujeres. No se conocen casos donde se lo oiga a Carlitos "ay si me voy a Europa, el sueño de mi vida, voy a poder conocer la tumba de James Joyce, y quizás de paso la de Borges!!" NO! esto sería por demás raro y hasta llamativo de ver.
Quizás algo relacionado con ver determinado evento deportivo, mas específicamente futbolístico, pero no pasa de una calentura breve.
Los argentinos a veces deliramos mas con conocer lugares exóticos como la India, África, Australia, pero mas que nada nos conformamos con ir a Brasil a conocer garotas, el clásico viaje iniciático al Maccu Piccu, o la recorrida por latinoamérica al estilo Che Guevara, pero la realidad que es difícil que nos excite el rococó Europeo. Quizás Nueva York, quizás.
Claro que nadie descartaría la posibilidad concreta de ir a conocer esos monumentos, pilares de la cultura occidental, que tienen para mostrarnos del otro lado del Atlántico.
El número de casos de mujeres al borde del ataque de felicidad por irse para allá es numeroso y sobre todo las sonrisas de oreja a oreja con las que salen retratadas en las fotos que le piden a algún otro turista que les saque con el London eye de fondo por ejemplo, nos deja traslucir esta pasión de ellas por estar en esos lugares llenos de historia. Lugares viejos y a la vez nuevos, que en definitiva es lo que buscarían, nuevas experiencias en nuevos lugares con gente nueva y distinta. Quizás un escape a la tediosa rutina que nos mata, restándonos libertad, o no.
Alguien puede develar el misterio de esta pasión desenfrenada que las lleva, en la medida de sus posibilidades a repetir el viaje a penas se pueda, dejando estudios, trabajo, familia y novio, todo en el tintero, como llamadas por una causa mas noble y superior?... No lo creemos.
Nadie sabe por que suceden estas cosas, como así tampoco por que uno se debería hacer problema por esto, en definitiva cada uno es libre y dueño de si mismo para hacer de su vida lo que le plazca, con quien quiere, a la hora que se le antoje y del modo mas adecuado que le parezca.
-To be or not to be. - El viejo dilema Shakespiriano.
-Y yo que dije? y como es?. - El viejo dilema Chespiritiano.

1 comentario:

Gaviota dijo...

jajja!!
Linda entrada!!
Me gustó y más por que hablas de las mujeres de tu país y sus gustos.
A mi me gustaría ir a la India, es un país que me enamoró desde hace muchísimo, su cultura sus misterios, su infinidad de lenguas y por supuesto recorrerlo tooodo..
Ja!!

OOps!
No soy de la pampa pero me gusta viajar y cada vez que puedo lo hago!
Me falta poco para terminar de conocer mi país completo.
Saludos!!
Y beso!