jueves, 9 de diciembre de 2010

Fotos de Yogananda

El recuerdo de la imagen va asociado a una música, a unas canciones. Es un recuerdo multisensorial, colores celeste y azul me rodean, una voz sonora y grave llena el ambiente.
Mucha gente congregada, mucha gente mayor, pero también joven.
Hay como un clima de ceremonia, a la vez de charla y también de meditación.
Alguien muy viejo preside la charla o conferencia, también el silencio comienza con él.
De pronto ese lugar amplio pero cerrado se convierte en un lugar abierto, pura naturaleza, olor a eucalipto y jazmines, es la primavera, el verano se acerca.
Veo verde por doquier, otros niños jugando, corriendo, de la mano de sus padres, yo veo todo esto, lo guardo en algún lugar de mi memoria para siempre.
En la noche, en el hogar, las canciones de cuna rara vez hablan de arroró, o de dormir, al contrario hablan de un "despertar", hablan del espíritu, de un templo del silencio, de un dios hermoso, de la naturaleza.
Las canciones cantadas por ese hombre, como así también su imagen en fotos, siempre con una mirada penetrante pero serena y de paz y alegría, me seguía cuando lo miraba, sus ojos eran como dos faros y no era una vigilancia, era un cuidado.
Los recuerdos de esas canciones y de esas imágenes se van evaporando en el paso indefectible del tiempo, pero como el tiempo en realidad es una sensación mental, todo vuelve, nada se pierde para siempre y así es como a veces me encuentro canturreando las canciones de alguien que nunca terminé de conocer pero que marcó mi vida desde mi mas tierna infancia, y me refiero a un niño recién destetado que empieza a caminar el largo sendero de su impostergable vida.

4 comentarios:

Gaviota dijo...

Qué bonitos recuerdos y que al evocarlos te traiga a tu mente la misma sensación que tuviste aquella ocasión.

Anónimo dijo...

qué suerte que hayamos compartido esos momentos! no imaginaba que los recordaras! no sabés lo feliz que me siento. Gracias!

Santiago dijo...

Gracias a ambas por sus comentarios!!!
besos!!

Jose Luis Carmona dijo...

que lindo escrito, me emociona mucho tu recuerdo vivo.

papá