miércoles, 3 de noviembre de 2010

Stop! in the name of love

A veces pasa que el amor es tan fuerte, pero tan tan fuerte, que hace mal, muy mal...
Otras veces no, hace bien, de hecho es lo mejor que nos puede pasar, y curarnos milgrosamente de nuestros males...
Lo malo es cuando el amor no genera nada, simplemente un nihilismo costumbrista y pasajero, entonces da lo mismo hacia quien sea profesado...
Pero la realidad es que el amor, el amor bien dado y recibido nunca muere, nunca decae, nunca perece... perdura por siempre, se acopla a nuestro ser, a nuestra vida, emprendimientos, etc...
Lo llevamos como una mochila por todos lados, como el viajero que no desmerece de las prendas que no necesita usar por el momento, por que sabe que luego el clima cambia, y quizás su única salida a la salvación sean las prendas que tanto le pesaron en otro momento...
Entonces digo... ama y deja amar... el sufrimiento es ineludible a estas instancias... mas perdido por perdido sabes, que peor es quedarse cruzado de brazos...
O no?

3 comentarios:

Gaviota dijo...

Eso que ni duda!!
Es mejor arriesgarse que quedarse en el proceso.
Amar pase lo que pase!!
Siempre sabrás que diste todo.

Gaviota dijo...

Andas enamorado y mal correspondido acaso?
jejej
de todos modos ama!!!

santiago dijo...

Exacto es mejor arriesgar que quedarse en el molde...
yo siempre me le jugue...
pero si, amar siempre!
salute!!