jueves, 9 de febrero de 2017

Saltos Temporales


Me despierto tarde. Entonces, con mucha resaca, decido que es mejor salir a caminar y despejarme un poco, después de una noche demasiado movida.
Me paro, me levanto de la cama, voy a living y me rasco el culo. Eructo. Soy un ser asqueroso. Me doy asco y repulsión, pero también soy un poco sexi, creo.
Me calzo las ojotas y los pantalones, la remera, las llaves, y salgo. Mientras bajo por el ascensor, miro mi cara destruida y ojerosa en el espejo. Tengo náuseas. Salgo a la calle y un ruido de coches, ambulancias, bocinazos, frenadas, puteadas y gente, me recibe con todo su esplendor.
Bajo, por el bajo y me encuentro con Formento, pero ya no es el mismo tipo. Le pido unos Camel y me dice que no vende mas esa marca. Dice que es una mierda fumar. Doy media vuelta, y me desvío hacia un kiosquito mas chico, que atiende una vieja sin dientes. Me vende el cartón y sonríe.
Paso por el pasaje Rivarola, donde hay una relojería con un super reloj colgado en el frente. Me acuerdo de la película Fresas salvajes de Bergman y toda la secuencia medio surrealista.
Aparece un tipo vestido de negro, con galera y capa. Le toco la espalda para pedirle fuego. Se da vuelta y en vez de cara, es todo amarillo. Parece un zapallo con sombrero. Entonces veo que el tipo sin rostro se agarra del estómago y cae fulminado al piso. Me acerco para socorrerlo y veo que de su mano brota un manantial de hormigas africanas. Miro la hora. ¿Las cinco de la tarde? ¿Es domingo?
Como no entendía bien lo que pasaba, me crucé a la vereda de enfrente y les fuí pedir ayuda a los libreros de La Marca editora. Pero no me había dado cuenta que hoy estaban cerrados.
Cuando sea de noche voy a volver a este pasaje y voy a encontrar la solución a este descalabro espacio temporal.
Pero entonces me dí vuelta, y me encontré con que el hombre sin rostro había desaparecido. Miré el reloj, y ante mi sorpresa, noté que no tenía manecillas. Era un reloj nulo. Un reloj muerto. Y eso solo podía significar una cosa. No había mas tiempo.
Voy a volver a mi casa, por que esta situación es insoportable. A cada paso veo gente que va y viene, pero como si caminara en reversa, a veces a mayor velocidad, otras mas lentamente. Como si fuera parte de una película y alguien estuviera jugando con los controles.
Llegar a mi domicilio se hace una tarea casi imposible. Pensaré las posibles variables de los problemas relativos al descalabro espacio-temporal, y hallaré la solución mas pertinente. O moriré en el tiempo, perdido en la vacuidad del no-tiempo perpetuo.
...
Después de un buen rato de vacilar por los mundos alternos, llegué a casa al fin, puse la tele, me prendí un pucho y me enganché mirando El día de la marmota, con Bill Murray.

1 comentario:

Angela Legion dijo...

Creo que M. C. Escher, artista que ha sido declarado como el padre del movimiento psicodélico, describe gráficamente esos saltos de espacio - tiempo...Tan melancolicamente grises, en una ciudad plagada de magia nostálgica. Con recovecos interesantes, profundos. Una hermosa forma de transportarse a través de los múltiples universos paralelos, encontrarnos con aromas viejos y nuevos. Saltar de un tiempo presente al futuro apocalíptico y volver a las cavernas. Viajes cósmicos, cómicos y emotivos. El rejunte del pasado y futuro cual revuelto gramajo. Los viajes desde un sillón o una puesta de sol, que puede sacarnos una hermosa sonrisa. Espero nos cuentes más sobre viajes psicodélicos. Tu narrativa es apasionante. Gracias por compartir tus escritos. :)