sábado, 28 de julio de 2012

Olimpiadas

Según la historia, nos dice que los Juegos Olímpicos nacieron en la Grecia Helénica como producto de la demostración y destreza de los hombres libres.
La caída en decadencia de los griegos sumió en el olvido a esta práctica. Los juegos que se daban en verano del hemisferio norte, eran como hoy cada 4 años y además es establecía una tregua o paz.
Oh! el deporte, el sano deporte que nos da una visión de la perfección corporal. Mens sana in corpore sano.
La época en que después volvieron los juegos en 1896 eran tiempos distintos. Se retoma la idea del deporte como expresión de superioridad sobre otros pueblos. En esta ocasión no son los pueblos griegos sino que se internacionalizó el asunto.
Vendrían los tiempos de luchas por probar la superioridad racial como en Munich 1936, o las prolongadas disputas entre soviéticos y norteamericanos. La guerra fría en el deporte.
Uno se pregunta entonces que significa el deporte. Por que todos nos fanatizamos con los deportistas que representan a nuestro país. Será que aún consideramos y ponderamos la gloria nacional en los deportes? Sublimamos nuestras frustraciones depositándolas en estos pequeños héroes modernos? Gladiadores imperecederos de lo casual.
En una época esto tenía cierto sentido. No es casual que se hayan recuperado en la época Victoriana, cuando los ingleses querían demostrar su poderío al mundo. Luego que fuera retomado por la Alemania nazi con el mismo propósito, sumándole la cuestión racial. Finalmente los americanos se disputarían con el bloque soviético el dominio de la superioridad en lo deportivo.
En Argentina, la historia olímpica empieza desde el principio de los juegos contemporáneos, cuando había un argentino en el comité olímpico.
Pero sería a partir del peronismo que en la Argentina se le prestaría especial atención al deporte creando una secretaría e invirtiendo y preparando para darle calidad al deporte nacional, comprendiendo el significado del rol del atleta nacional frente al mundo.
Muchas cosas pasaron en los juegos olímpicos desde 1896 hasta ahora que se disputan los juegos en Londres, complots, disputas mundiales, actos terroristas, muertes, fracturas y demás.
Pero sacando toda esta cuestión política esta bueno retomar la idea de ver el deporte como lo que inicialmente fue planteado por los griegos. Una posibilidad de mostrar la destreza física del ser humano, pero por sobre todo un ideal por el que vivir. Un ideal de mente, cuerpo y espíritu en armonía y equilibrio.
Yo por mi parte, tengo muy poco deporte, se muy poco de los mismos y no suelo prestarles mucha atención en lo cotidiano. Pero cada 4 años se enciende en mi un espíritu olímpico que hace ver lo mas que puedo de todas las disciplinas que compiten, no solo hinchando por los atletas de mi país, que son muy buenos, sino en general ver a todos y disfrutando de una de las expresiones mas nobles del espíritu humano, legada por la cuna de civilización helénica.
Y no puedo evitar ademas leer cada 4 años, Asterix en los juegos olímpicos, una de la historietas mas zarpadas del cómic mundial mostrando toda la idioscincracia del los JJOO.

4 comentarios:

GAVIOTA dijo...

Yo ando en las mismas, solo cuando hay juegos olímpicos es cuando el deporte llega a mi.

Santiago dijo...

Si, es leeeendo ver los juegos

Marina dijo...

Buen post guachín.

Santiago dijo...

Gracielaaaa goachina